Una Casa y Media

Caleruega, Burgos
2008-10
Cliente privado
Sup. 200 m2
Aparejador: Aida Fernández
Contratista: por gremios
Metalista: Herrería la Bureba

La vivienda se ubica en una zona de reciente expansión de un núcleo rural de la provincia de Burgos, próximo a la Ribera del río Duero.

Más allá de adoptar una posición excluyente, una de las principales intenciones del proyecto consiste en lograr una Arquitectura intemporal mediante la integración de la Arquitectura contemporánea con ciertos valores básicos presentes en la Arquitectura tradicional de la zona. Esta última ha sido tremendamente malinterpretada en muchas de las obras que se han construido en la localidad en los últimos años, mediante edificios vacíos de todo sustento conceptual e histórico.

El proyecto pretende ser ambicioso y plenamente comprometido con la Arquitectura actual, a la vez que ligado a esos conceptos vernáculos.

La casa se concibe como un sencillo volumen compacto, casi cúbico (9,5x10,5x8,11m) de piedra caliza de la propia localidad, perforado en los profundos huecos practicados en las fachadas y con una cubierta inclinada de teja que alude a la Arquitectura vernácula.

Dicha inclinación de la cubierta sugiere un conjunto seriado de viviendas con cubierta a dos aguas que se corta a mitad de la segunda de ellas, con lo que el contorno de la vivienda podría entenderse como el de “1 casa y media”.

El hueco practicado en una de las esquinas confirma dicha idea de corte o interrupción de una serie mayor incompleta. El carácter abstracto del proyecto se enfatiza mediante la creación de un zócalo remetido con respecto a la fachada, que expone la casa como un volumen ligeramente elevado y ajeno al ámbito del suelo sobre el que se asienta.

Dentro de la vivienda se ha buscado la continuidad visual y espacial tanto en horizontal como en vertical, con sugerentes espacios a doble altura que relacionan ámbitos funcionalmente distintos, a medio camino entre lo privado y lo público, entre la estancia y la circulación.

Los materiales de que nos servimos son los mismos que los utilizados en las viviendas más antiguas del pueblo: piedra caliza de la zona, cubierta de teja cerámica y carpintería en color oscuro.