Refugio de fin de semana

Espinosa de Cervera, Burgos
2009
Cliente privado
Sup. 70 m2

El refugio se ubica en el límite este de un núcleo rural próximo a la Ribera del Duero.

El proyecto nace del diálogo entre dos piezas con cubierta inclinada, entre las que se libera un patio con naturaleza al que se abren ambas.

La topografía del terreno hace que el suelo del edificio se encuentre a una cota aproximada de 1,50 metros por debajo de la parcela aledaña, una extensa y llana tierra de cereal. El muro de hormigón que contiene este terreno hace las veces de zócalo unitario de todo el edificio y el cerramiento de la parcela.

Sobre dicho zócalo emergen las dos piezas de referencia, revestidas de un modesto mortero de cal de color blanco-grisáceo, entroncando con la Arquitectura popular de la zona. Entre el hormigón (encofrado con tarima de madera de pino en vertical) y la cal se dispone una chapa plegada de acero galvanizado ligeramente remetida, que proporciona una línea de sombra y matiza el contacto entre materiales.

La pieza principal se abre al sur mediante una gran carpintería corredera de vidrio, y contiene en su interior una sencilla caja revestida de tarima de madera de pino que alberga todas las instalaciones (aseo, muebles de cocina, chimenea, armarios, etc.). El resto del espacio se libera totalmente, matizándolo con cambios de cota que son absorbidos por la propia caja de madera.

La cubierta vuela para proteger un espacio exterior cubierto en contacto con el patio.

La pieza pequeña marca la entrada a la parcela.

Mediante el uso de 2 materiales básicos y con una geometría sencilla se ha buscado la integración del edificio en el entorno rural en que se instala.

Desde los campos de cereal, la silueta horizontal e inclinada del edificio adquiere un nivel de abstracción que dialoga con el entorno agrícola.