Europan 8 Logroño

Logroño, La Rioja
Cliente: Ayuntamiento de Logroño
Sup. 223 m2
G + Amaia Los Arcos Larumbe

La urbanidad, hace referencia a la cortesía, el comedimiento, la atención y el buen modo. La propuesta pretende englobar distintos niveles de urbanidad, pretende ser atenta con el entorno, con sus condicionantes, pretende crear espacios corteses con las personas, y ayudar en la medida de lo posible, de un modo positivo, haciendo la vida de sus habitantes más agradable, en la consecución de esa urbanidad tan deseada entre las personas. El entorno en el que nos movemos, un entorno arañado por la infraestructuras artificiales y deficitario en la atención hacia infraestructura natural tan valiosa como es el río, obliga desde el primer momento a ser atentos y sensibles, a no agredir este espacio que la ciudad ha ido dejando; es por ese motivo por el que la primera idea fue la de no actuar de manera agresiva, si no de superponer pequeños gestos configurando un mundo propio. Este nuevo barrio debía ser delicado y cortés en sus límites con el entorno, evitando nuevas infraestructuras y procurando hacer más amables las existentes apoyándose en el río para generar una nueva zona de ocio. La idea de parque se hizo extensiva a todo el solar, pero éste, tenía que ser un parque que creará un nuevo mundo, un nuevo espacio de relación para las personas. Por eso se optó por un parque en el que la tierra es la protagonista, donde se vacían zonas de tierra para acumularlas en montañas artificiales creando recorridos que serpentean y giran. Este parque permite la colocación de unos bloques de viviendas, que pretendiendo ser amables con su entorno más inmediato, se sitúan paralelos a los bloques de los barrios adyacentes, con la intención de garantizar la continuidad entre barrios y como no, entre sus gentes.
Estos bloques, además de ser amables con el cielo y la luz, al recortarse en alzado ofreciendo distintas vistas, son atentos con el suelo, y eligen apoyarse en otras piezas dotacionales y comerciales que salpican el parque y dan vida a sus calles. Existen otras piezas dotacionales que a modo de columna vertebral se adaptan al desnivel existente entre la plataforma más urbana y la del río, ofreciendo un frente de distintos usos, con gradas y rampas que sonríen al río. Incluso el vial rodado que recorre de norte a sur el solar busca recorrer y no atravesar debido a su forma. La propuesta en general pretende ser amable con el entorno, de un modo sencillo y delicado; los elementos configuradotes de la propuesta son sencillos en sí mismo, pero complejos en global. El tema de EUROPAN 8 es el de la urbanidad europea, el de vivir de manera positiva en la ciudad, buscando también una heterogeneidad en sus formas en relación con los diversos usos, no olvidando en ningún momento que la gente necesita encontrarse y compartir. En ocasiones es difícil para las personas mantener esa urbanidad, esa cortesía que se espera de ellas debido al entorno antipático por el que se mueven. No hay que exigir a las personas solamente, las ciudades, los que las organizan mediante los proyectos estratégicos a los que también hace referencia el tema de EUROPAN 8, deben permitir que la gente viva, comparta, y se encuentre en un entorno agradable, en la pequeña escala y en la gran escala, facilitando al máximo todas las relaciones humanas. La ciudad es un todo donde todas las partes tienen una relevancia en ocasiones devaluada. El proyecto considera que todos los elementos generadores de la ciudad deben ayudarse mutuamente consiguiendo que el grado superior mejore. Las viviendas que ofrece la propuesta son viviendas luminosas y flexibles, que a su vez se relacionan de manera amigable con las dotaciones y comercios, los cuales se integran de una manera sutil sobre un parque. El río vuelve a ser protagonista, con su limpieza y entorno cuidado, mejorando en la medida de lo posible su calidad. Ofreciéndole por fin una cara amable y esperando de él una respuesta positiva. Los paseos que recorren acompañados de árboles el solar son otro ejemplo de esa urbanidad a pequeña escala, que se va adecuando a las circunstancias, ofreciéndose de manera amable para sumergirse en el mundo vegetal. La urbanidad se ha entendido como una escala de relaciones a las que la construcción y la ordenación urbana pueden contribuir de manera adecuada, con la pretensión de que la gente sea feliz.