Casa Patio

Espinosa de Cervera, Burgos
2008
Cliente privado
Sup. 94 m2

El paisaje circundante es el prototípico de la meseta castellana: una gran planicie de cereal verde en primavera, dorada en verano, parda en otoño y blanca en invierno.

La casa no puede abrirse al exterior mediante huecos en sus fachadas, por lo que dicho exterior es atrapado en el interior a través de un patio. De este modo el paisaje exterior se acota, se domestica. El patio es el verdadero corazón de la casa tanto en el aspecto espacial como en el funcional. A través del patio la casa mira al exterior, se llena de luz y se transforma cromáticamente según las estaciones del año.

El patio es la fuente de las vistas, la luz y el color.

La planta tiene forma de “C”. El espacio de cocina absorbe la concavidad del patio, actuando a la vez como paso entre la zona de estar y el dormitorio.

Una banda activa de instalaciones y servicios recorre toda la casa en su sentido longitudinal, recogiendo armarios, instalaciones, cuarto de baño y despensa.