Plaza de los Fueros de Elizondo

Concurso / 1º Premio

Elizondo, Navarra
2009
Cliente: Ayuntamiento de Baztán
Sup.: 500 m2 construidos + 2.290 m2 de urbanización
Presupuesto: 1.400.000€
Arquitectos: GJ + Corina Blanco

La Plaza de los Fueros de Elizondo resulta ser un espacio de limites difusos que tiene como elemento central un interesante solado dedicado a la “mutildantza” y, presidiendo su orientación oeste, el Ayuntamiento de Baztán. El solado actual presenta un gran desorden, debido a la adición de nuevos solares a la plaza a lo largo del tiempo sin que esta suma de elementos haya supuesto un aumento de la calidad espacial del mismo.

Vemos en fotografías antiguas los numerosos cambios sufridos en este espacio. Desde el continuo vaivén del kiosco de música hasta la demolición del edificio que ocupaba una posición relativamente central de la misma.

Esto ha conformado un espacio desordenado y sin límites claros, en el que encontramos un área de aparcamiento -que coincide con la traza del antiguo edificio- y una arboleda de plataneros. Hoy en día estas zonas se entienden más como espacios residuales que como espacios de uso de la propia plaza.

Nuestra propuesta pretende conciliar las preexistencias con la implantación de volúmenes edificatorios capaces de dotar de límites claros y carácter unitario al ámbito actual. Una serie de volúmenes que, a partir del juego con el lleno y el vacío, articulen los espacios ahora residuales en nuevos elementos de la plaza. Para ello, el límite este se configura con un espacio cubierto de 300m2 capaz de albergar ferias y mercados. Se trata de un espacio de transición hacia la nueva plaza, que a la vez protege del tránsito rodado de la Calle de Santiago. Por su parte, el frente norte se regulariza mediante una nueva pieza que albergará tanto la oficina de turismo como las oficinas de los técnicos municipales de Cultura.

De esta manera, y con el desplazamiento del kiosco hacia el oeste, se consigue acotar el área de la “mutildantza”, otorgándole la relevancia que merece su tradición y arraigo en el pueblo. Así, al entender el espacio de la “mutildantza” como la parte más representativa del solar, se justifica la necesidad de recuperar y sanear el actual pavimento como verdadero patrimonio cultural de Elizondo. El proyecto pretende poner en valor la espectacular pavimentación tanto del circuito de la “mutildantza” como la que circunda el rectángulo perimetral a la misma. Las lajas irregulares, de menor interés, serán sustituidas por un adoquinado de la misma piedra que no compita con el actual pavimento. Por otro lado, el espacio hoy asfaltado se pavimentará mediante canto rodado de la piedra del Baztán. Bajo las zonas cubiertas, una solera de hormigón que incluye bancos en el mismo material, como una prolongación del propio suelo. Se crean, por tanto, zonas cuyos pavimentos implican velocidades diferentes de tránsito, para estar o para pasar, siendo la zona norte la de tránsito lento y la sur la de tránsito rápido.

La vegetación actual es respetada por el espacio cubierto, que se pliega y recorta permitiendo el paso de la luz hacia los actuales plataneros. El espacio liberado por el kiosco será colonizado por nuevos árboles de la misma especie que los existentes.

La luz se convierte en un “material” fundamental, capaz de mantener el espíritu del proyecto en la nocturnidad. Los volúmenes edificatorios iluminados resaltan los nuevos límites otorgados a la plaza. Estos volúmenes se conforman mediante elementos de construcción industrializada, que hacen resaltar la artesanía del pavimento. Elementos como el policarbonato celular producen veladuras que hacen más amables los nuevos y definidos bordes de la Plaza de los Fueros de Elizondo.

En definitiva: se plantea un proyecto que, manteniendo la sucesiva adición de elementos actuales, es capaz de generar un ámbito unitario y con identidad, a la altura de su municipio.

TRAS RESULTAR GANADORES DEL CONCURSO DE IDEAS, EL AYUNTAMIENTO DE BAZTÁN ENCARGÓ EL PROYECTO DE EJECUCIÓN + URBANIZACIÓN Y LA DIRECCIÓN DE LAS OBRAS A OTRO ESTUDIO DE ARQUITECTURA, POR LO QUE LA OBRA CONSTRUIDA NO SE CORRESPONDE CON EL PROYECTO QUE NUESTRO ESTUDIO PRESENTÓ A DICHO CONCURSO.