Parque de Trinitarios

Concurso

Pamplona, Navarra
2010
Cliente: Ayuntamiento de Pamplona
Sup.: 142.390 m2
Presupuesto: 6.600.000€
Arquitectos: GJ + Corina Blanco

El ámbito de actuación al que se refiere el concurso es un gran espacio de algo más de 14 hectáreas envuelto por un meandro del río Arga y rodeado perimetralmente por los barrios de Rochapea (noreste), San Jorge (noroeste) y San Juan (suroeste), así como por el Parque de la Taconera (sureste). Se trata, por tanto, de un espacio natural completamente rodeado por la ciudad de Pamplona.
Los barrios de San Jorge y Rochapea se encuentran aproximadamente a la misma cota del Parque, mientras que el límite con San Juan y la Taconera lo conforma un desnivel de aproximadamente 30 metros, ubicándose el Parque de Trinitarios en la parte baja del mismo.

En la propuesta se podrían diferenciar tres zonas, complementarias pero con diferente carácter en función de su entorno, orientación y topografía. Si, de modo meramente didáctico, asimilamos la forma del ámbito de actuación con una pipa que desprende humo, tendríamos lo siguiente:

-El “cazo” de la pipa: es el ámbito más urbano y horizontal, que sirve de acceso principal al Parque y alberga el nuevo Jardín Botánico - Hospital de plantas y Aula de Educación Ambiental. Geometría rectilínea, con parterres contemporáneos llenos de color que aluden tanto a pinturas modernas como al jardín francés tradicional.

-El “humo” de la pipa: constituye la mayor superficie del proyecto. La primera parte es continuación del “jardín francés” o geométrico del ámbito del Jardín Botánico. A partir de este punto la geometría se libera formalmente, pasando de la recta a la curva y generando una topografía artificial a base de montículos verdes (que aluden a los túmulos sagrados de Uppsala, Suecia) entre los que discurren los caminos. Esta zona entronca con la tradición del jardín inglés. Dos filas de árboles completan el conjunto: la una preexistente, ligada al río, y la nueva, formalizando el límite sur del recorrido.

-La “boquilla” y el “mango” de la pipa: espacio más agreste, apoyado en la ladera sur del barrio de San Juan, con una topografía natural en pendiente muy pronunciada. Geometría libre, con arbolado y caminos curvos, continuación de los existentes en el “humo”.

En todo caso, “CECI N’EST PAS UNE PIPE”, y la forma de la propuesta nace del conocimiento y el estudio serio y exhaustivo de las necesidades del lugar.